Beneficios de la Gestión del Rendimiento

La Gestión del Rendimiento supone un beneficio tanto para la entidad como para sus oficinas de recursos humanos, directivos y servidores civiles en general.

A las entidades les permite:

  • Analizar su planificación estratégica, contribuyendo a la formulación de indicadores más precisos que le permitan identificar fortalezas y puntos de mejora en la consecución de sus objetivos.
  • Tomar decisiones respecto a la gestión operativa, analizando sus servicios y productos desde la perspectiva de los servidores que los ejecutan.
  • Dirigir los esfuerzos y el enfoque de los servidores de la entidad hacia el cumplimiento del POI y elevar su percepción sobre el valor de su contribución.
  • Ofrecer un estímulo a los miembros de la organización, incrementando su motivación y el «sentimiento de pertenencia a la institución».
  • Mejorar la comunicación interna en la organización.

A las oficinas de recursos humanos les beneficia por:

  • Fortalecer otros procesos de RRHH, contribuyendo a hacerlos más objetivos y eficaces.
  • Detectar a los mejores servidores en el desempeño de su trabajo, bajo la definición de un sistema alineado con la cultura y la misión de la organización.
  • Optimizar el proceso de selección de personal mejorándolo en base al análisis de los perfiles que logran un mejor desempeño en sus labores.
  • Ayudar a potenciar el desempeño y desarrollo de los colaboradores de la Organización.
  • Mejorar los procesos de capacitación ajustándose mejor a las necesidades reales de los servidores y a los objetivos y metas que se les proponen.

A los directivos se les otorga una herramienta que les permite:

  • Conocer mejor el rendimiento de los miembros de su equipo de trabajo, al hacerles seguimiento de una forma más objetiva y constante.
    Compartir con los servidores a su cargo los objetivos del área, de los cuales deberán ser partícipes.
  • Comunicar a los servidores a su cargo las expectativas respecto a su desempeño que se vinculan según corresponda con las metas organizacionales.
  • Asignar al equipo las tareas realmente importantes para el desempeño adecuado en los puestos de trabajo y su contribución con las metas institucionales.
    Evaluar y comunicar a los servidores el grado en el que han alcanzado los objetivos planteados.
  • Desarrollar o perfeccionar sus capacidades de planificación, liderazgo, comunicación y coaching.
  • Tomar decisiones acertadas y encaminar sus estrategias de gestión hacia el logro de las metas de sus evaluados y las suyas, a partir de la información obtenida durante en el ciclo anual.

A los evaluados se les otorga una herramienta que les posibilita:

  • Conocer las expectativas que la entidad y sus evaluadores tienen sobre su desempeño, basados en el POI y de su área de trabajo.
  • Conocer, bajo criterios objetivos, cuáles son sus fortalezas y sus áreas de mejora en el desempeño de su actividad diaria.
  • Orientar mejor sus capacidades para obtener los resultados esperados en el puesto de trabajo y de cara al desarrollo de su carrera profesional.
  • Obtener una retroalimentación del trabajo que realizan por parte de sus evaluadores.
  • Acceder a una capacitación adaptada a sus necesidades, que les permita superar sus áreas de mejora e incrementar su desempeño.

Por último, los mayores beneficiados de la Gestión del Rendimiento son los ciudadanos en su conjunto, quienes obtienen mejores servicios de parte de la administración pública.